Desde fines de abril hasta hoy, hubo cuatro accidentes ferroviarios en Neuquén, una cifra récord que pone en alerta a todos.

Automovilistas despistados: No escuchan la bocina ni ven el tren cuando se acerca Automovilistas despistados: No escuchan la bocina ni ven el tren cuando se acerca

Automovilistas despistados: No escuchan la bocina ni ven el tren cuando se acerca

Automovilistas despistados: No escuchan la bocina ni ven el tren cuando se acerca

Desde fines de abril hasta hoy, hubo cuatro accidentes ferroviarios en Neuquén, una cifra récord que pone en alerta a todos.

Legalmente, las señales de advertencia que existen deberían alcanzar para evitar siniestros, pero en la práctica los choques se producen igual.

Por el poco uso que se les da a las vías, no está previsto invertir en más barreras, por eso recomiendan que los automovilistas crucen con más cuidado.

De los cuatro choques, uno se produjo con el tren de cargas y el resto con el de pasajeros. Ocurrieron en distintos horarios del día y en puntos muy distantes dentro de la ciudad.

Lo único que tuvieron en común es que quienes cruzaban las vías no notaron que se acercaba la formación, aun cuando estaba sonando la bocina.

Barreras

Hoy sólo hay barreras automáticas en tres cruces céntricos. En otros cuatro, la seguridad queda a cargo de banderilleros mientras funciona el servicio de pasajeros, de 6 a 20:30. Después, la única advertencia es la cruz de San Andrés. Lo mismo ocurre con 16 pasos del oeste de la ciudad.

Desde el Tren del Valle están analizando si corresponde hacer alguna campaña de concientización, “porque la verdad es que se respeta poco al tren y los conductores se cansan de ver a los que tratan de pasar rápido a último momento o cruzan sin mirar”.

Pantaleón Guanque, secretario del gremio La Fraternidad, contó que algunos maquinistas están con licencia psicológica por los choques recientes.

“Para que se entienda, nuestros compañeros se jubilan con 20 o 30 muertes encima. La presión es muy grande, y la única forma de parar esto es que la gente tome conciencia”, detalló.

El dirigente sindical indicó que hay 76 maquinistas en la ciudad de Neuquen y que cada vez que se produce un choque, se les da un tratamiento psicológico. “Para nosotros es muy fuerte pasar por algo así”, justificó.

Guanque dijo que, cuando arrancó el tren de pasajeros, desde el gremio les ofrecieron al Municipio y a Provincia dar charlas en las escuelas para contar lo que implica un accidente, pero la propuesta no tuvo eco.

Recordó que, según la legislación vigente, la medida de seguridad obligatoria es la cruz de San Andrés, que se cumple en todos los casos. “Las luces y barreras son un anexo”, remarcó. No obstante, consideró que quizás ayudaría tener una guardia policial en los horarios nocturnos.

El Tren del Valle pasa 12 veces al día por el tramo con banderilleros y dos veces por las calles del oeste. A este registro se suma el paso de las formaciones de carga, sin horario ni días fijos.

Por el momento, para no lamentar otro siniestro, la única solución es estar atentos. Los automovilistas deberán tomar nota del problema.

Un choque que le costó la vida a un empleado de Cliba

Hace apenas seis meses hubo un accidente fatal con el tren de cargas, que chocó con un camión de la empresa Cliba. La víctima fue un recolector de residuos de 31 años que iba de acompañante.

El caso conmocionó a vecinos y autoridades neuquinas, porque lo más que se hizo, fue lamentar la pérdida de una vida.

El siniestro ocurrió a las 3:20 de la madrugada, en el cruce de calle Borlenghi. Se abrió una causa judicial para investigar las responsabilidades, y tanto el maquinista como el chofer del camión quedaron imputados.

Aparentemente, aunque sonó la bocina de advertencia, quienes iban en el vehículo no advirtieron que se aproximaba la formación.

Los fines de semana y días festivos, los conductores del tren están más atentos que nunca. Saben que en esas fechas las imprudencias son mucho más comunes.

“Los viernes a la noche, sábados y domingos o en la época de fiestas, sabemos que tenemos que andar con mucho cuidado porque es cuando más se ven conductores que se largan a cruzar sin mirar”, explicó el titular del sindicato La Fraternidad, Pantaleón Guanque.

“Quizás sea porque terminan de trabajar y quieren ir rápido a la casa, o porque andan de paseo y están más relajados, pero esos días son los más complicados para los que manejamos el tren”, comentó el dirigente sindical.(LM Neuquen)

PUBLICADO EL 4/06/2017
POR FM Libra 106.7-Allen-Río Negro.
E Mail de contacto infosao2010@gmail.com

0 comentarios: