El “Fuerte Argentino” al sur de Las Grutas: un lugar de leyendas

Meseta rocosa, reino de la piedra, de la arcilla, de la arena y de la sal. Con una altura irregular de 130 a 160 metros, con una dimensión aproximada de 1800 metros de frente sobre el mar y una profundidad costa adentro de unos 800 metros promedio, con el mar de la Bahía sin Fondo  por un lado y la inmensidad monótona de la estepa patagónica por el otro, se levanta la formación ¿natural? del Fuerte Argentino en el Golfo de San Matías. 

El historiador Raúl Entraigas en su libro “El fuerte del Río Negro”, explica que “En la Bahía sin Fondo o Punta San Mathías, desagua el río Negro o de los sauces”.  Entraigas aclara que “Por otra parte, casi todos creían que el río de los sauces desembocaba en San Antonio y que en otras épocas, seguramente el Golfo de San Matías habría sido su boca”.

Entre otros datos históricos destacados, el Virrey Juan José de Vértiz le advierte al explorador Juan de la Piedra en su extensa instrucción, que “entre el Negro y el Colorado viven los indos de nación Tegüelchú vaxo,  al mando del cacique Negro.

Los emisarios del cacique Negro aseguran que hay una isla dentro de la Bahía sin Fondo, poblada por ciertos de indios o gentes no conocidas de quienes viven muy recelosas”. Y pide que investiguen eso. Le pide se entere, por medio de los aborígenes, si llegan barcos allá, y si tienen noticia de que haya extranjeros en el interior del país.

Los templarios en la Patagonia

Se dice que caballeros templarios trajeron a la Patagonia el Santo Grial.  Se  habla de una antigua fortaleza habitada por “hombres blancos” y afirman que en los antiguos manuscritos del caballero Perlesvaus, éste al llegar a las costas patagónicas en el Golfo de San Matías, muestra su sorpresa porque “El castillo se divisa sobre una ínsula en el mar.

“El aspecto del fuerte al acercarse desde el mar es el de una isla. Y afirman que en cuanto la nave tomó puerto debajo del castillo, el mar se retiró de modo que la nave quedó en tierra seca”.

Un dato más dicen los investigadores sería que se trata de la Bahía sin Fondo porque “la diferencia de mareas toma por sorpresa al piloto de la nave, dado que la diferencia entre pleamar y bajamar delante del Fuerte Argentino suele ser de hasta 10 metros, algo totalmente inusual en el resto del mundo”.

Otro aporte a este misterioso promontorio lo dan las “planches” del Atlas confeccionado por el francés Martín de Moussy (geógrafo y científico contratado por el gobierno de la Confederación) que en el punto geográfico del Fuerte, está marcado con dicho símbolo con la leyenda “Ancien Fort Abandonné” o sea antiguo fuerte abandonado.

Destacamos que los precisos estudios geográficos del Dr. Jean Antoine Víctor Martín de Moussy, en especial su “Desccription Geographique et statistique de la Confederatión Argentine” publicada en tres tomos y un atlas fue imprescindible para futuras investigaciones sociales.

Lo notable del caso es que el mismísimo Julio Verne, al escribir sus libros ambientados en la Patagonia, la cual no conocía, se valiera del trabajo del médico francés.

Por tradición oral, algunos antiguos pobladores del predio aseguran que “tiene el lugar una historia antiquísima y que antiguamente era un fuerte, que en la cara que daba al mar tenía cañones emplazados”.

Hasta hay un relato de una familia que al entrar en su territorio el parabrisas del vehículo se cubrió de pequeñas manitos que no dejaban ver. Al bajarse en vano buscaron algo: no había nada. Pero al subirse otra vez las manitos cubrían el parabrisas. Fuente Informativo Hoy

PUBLICADO POR FM Libra 106.7-Allen-Río Negro.
E Mail de contacto infosao2010@gmail.com
PUBLICADO EL 27/10/2017

Comentarios