Muchos expresan rechazo a EEUU, otros se desesperan por vivir ahí

La semana pasada, unos 3542 inmigrantes levantaron la mano derecha, para hacer el juramento en una ceremonia de naturalización, en el Centro de Convenciones de Los Ángeles, EEUU.

Mientras Trump hacía campaña con promesas como la del muro fronterizo y medidas severas contra la inmigración, 2016 fue el año más activo en una década para las solicitudes de naturalización. En 2017, la cantidad de solicitudes va en camino de superar la del año pasado.

“El atractivo de la ciudadanía estadounidense se hace más fuerte, cuando tienes el ambiente político y las políticas que prevalecen ahora”, dijo Rosalind Gold, directora sénior de políticas en el Fondo Educativo de NALEO, un grupo latino bipartidista nacional.


Con el aumento de las solicitudes, la cantidad de trámites por procesar se ha disparado.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, que procesa las solicitudes, señaló que estaba reclutando a funcionarios para que trabajen tiempo extra y buscando llenar las vacantes, aunque mencionó que “no hay una solución rápida” para los retrasos. 

No todos los residentes permanentes aspiran a ser ciudadanos. Los mexicanos y centroamericanos tienen tasas de naturalización más bajas que los rusos y las personas provenientes del sureste asiático, muchos de los cuales llegaron como refugiados y no pueden regresar a su país. Fuente The New York Times

PUBLICADO POR FM Libra 106.7-Allen-Río Negro.
E Mail de contacto infosao2010@gmail.com
PUBLICADO EL 31/10/2017

Comentarios