Semana Mundial de la Lactancia: mitos y verdades sobre la lactancia materna

Las mujeres con pecho pequeño no pueden amamantar, no todas producen suficiente leche, y otras creencias más, que no son ciertas y que sólo entorpecen la lactancia. 


Las mujeres con pecho pequeño no pueden amamantar

El tamaño de los pechos no influye en la lactancia.

No todas las mujeres producen leche suficiente para satisfacer el bebé

Todas las mujeres producen leche de buena calidad y en cantidad suficiente porque la lactancia es un proceso regido por la ley de la oferta y de la demanda.

La madre no puede comer ciertos alimentos durante la lactancia

En todo el periodo de gestación y durante la lactancia, la mujer necesita una diet balanceada. No hay alimentos que aumentan o disminuyen la producción de leche. A mayor succión, corresponde una mayor producción de leche.

Si la madre está enojada o asustada no debe dar de lactar

El estrés o miedo extremo puede aletargar el flujo de leche, pero se trata de una respuesta temporal del organismo ante la ansiedad.

Si las madres están embarazadas de otro bebé deben dejar de amamantar

Aún estando embarazada de otro bebé la madre puede seguir amamantando. Algunas hormonas que el cuerpo produce en el período de gestación, pueden cambiar el sabor de la leche (¡pero no su calidad!) y por lo tanto el niño podrá progresivamente dejar de lactar.

La mujer que lacta no puede tener relaciones sexuales porque la leche se daña

¡Falso! Las relaciones sexuales no dañan la leche.

Si la madre está enferma, no debe dar de lactar y si sigue lactando no puede tomar medicación

Si la mujer está enferma (gripe, resfriado, tos, etc. ) puede amamantar. Si se trata de otra enfermedad más grave, antes de tomar cualquier medicación, deberá consultar su médico.

Una vez que se interrumpe la lactancia no se puede volver a amamantar

Con una técnica adecuada y apoyo, tanto las madres como los bebés pueden retomar la lactancia, luego de un cambio de leche materna a fórmula. Esta práctica es vital durante una emergencia.

El calostro (la leche que la madre produce en los primeros tres días después del parto) debería ser desechado porque es sucio y antihigiénico.

El calostro no se debe desechar porque contiene muchos nutrientes y factores de defensa que fortalecen el sistema inmunológico del bebé. Es como una vacuna.

El calostro es amarillo porque ha permanecido mucho tiempo en el pecho y por eso está podrido

Es amarillo porqué está rico en beta carotenos (una sustancia que previene muchas enfermedades). Además contiene proteínas, vitaminas y es altamente nutritivo.
El bebé no debería succionar hasta que salga la leche blanca

La lactancia debe iniciar en la primera media hora después del parto. La madre no debe esperar a que baje la leche blanca para dar de amamantar.

Los niños se deben amamantar por más tiempo que las niñas, porque sino estas últimas serán más fértiles en la edad adulta

La leche materna hace que los niños crezcan sanos, fuertes e inteligentes. Hay que amamantar niños y niñas por el mismo tiempo, sin diferencias.

Se debe dejar de amamantar cuando el niño o la niña aprenda a caminar

Los bebés deben ser alimentados sólo con leche materna hasta los 6 meses. De los 6 meses hasta los dos años, hay que complementar el consumo de leche materna con otros alimentos.

Se deben introducir uvas antes de los seis meses para que el niño aprenda a hablar más rápido

No se deben introducir alimentos líquidos o sólidos antes que el bebé cumpla seis meses. No hay ninguna evidencia científica que las uvas contribuyan a que el niño o la niña hable antes.

Los bebés necesitan beber aguas aromáticas, té y coladas para fortalecer el estomago, o si están enfermos y tienen diarrea

La leche está compuesta en un 90% de agua, por lo tanto los bebés no necesitan líquidos adicionales. La mejor manera de fortalecer el bebé es dándole leche materna todas las veces que la pida. Si la diarrea es severa, consulte el médico.

El biberón es inofensivo e higiénico

Una higiene incorrecta en los utensilios de alimentación de nuestro bebé, puede provocar infecciones. El uso prolongado del biberón perjudica a la dentición y al habla del niño y de la niña.
Fuente: Unicef

POR FM Libra 106.7-Allen-Río Negro.
E Mail de contacto infosao2010@gmail.com
PUBLICADO EL 1/08/201

Comentarios